Coaching y Eneagrama como herramientas de autoconocimiento personal.

Desde hace algún tiempo hemos podido leer en diferentes medios de comunicación, la importancia de incorporar el coaching en nuestra estructura empresarial para incrementar el rendimiento profesional y conseguir mejores resultados en las empresas.

 

Hemos podido observar como esta disciplina se ha ido introduciendo en diferentes campos de la actividad humana y cada vez más personas de diversos sectores acuden a esta alternativa para mejorar sus resultados. Y es que el coaching se ha convertido en una nueva forma de usar el lenguaje con el que dirigirnos a muchos sectores de la sociedad, una modalidad para hablar a los niños, a los estudiantes, a nuestros empleados o compañeros que nos obliga a cuestionarnos lo que hacemos, cómo lo hacemos y porqué lo hacemos. Es una herramienta que nos invita a la interiorización, a profundizar en nuestro propio conocimiento, a la observación y atención de nuestros sentidos en cada momento.

 

Son muchos los objetivos que el coaching puede trabajar en una persona, una de las orientaciones más significativas y que mayor resultado y satisfacción consigue en las personas es el autodescubrimiento ya que si nos conocemos podemos enfocarnos en nuestro propósito y descubrir cómo hacerlo y proyectarlo en nuestro camino.

 

El obstáculo principal que nos encontramos a la hora de plasmar nuestros objetivos en la realidad es la ”voz crítica-mental” que juzga y  boicotea constantemente nuestros sueños. La mayoría de las personas mantiene un diálogo interno continuo donde se repiten una y otra vez los patrones mentales de la crítica.  Este tipo de diálogo invita a la inmovilidad personal, la insatisfacción y la derrota. Esta voz  que se ha ido desarrollando a lo largo de nuestra infancia conforma el modelo de comportamiento y creencias que nos impiden mantener una mente silenciosa.

 

Una de las maneras de conocer nuestro propio diálogo es a través del Eneagrama como sistema de estudio del mapa de personalidades. El Eneagrama presenta nueve tipos de patrones, comportamientos básicos de la persona y sus interrelaciones entre sí.  Cada uno de estos tipos de personalidad abarca unas características dominantes que explican los patrones mentales con los que contamos y su desarrollo.

 

El Eneagrama propone el sistema de conocimiento y el Coaching permite descubrirlo en uno mismo.  El Coaching nos ayuda a descubrir cómo es ese dialogo interno, identificándolo  y reeducarlo.

 

 

Estas dos herramientas nos ayudan a ser conscientes de qué nos paraliza a la hora de actuar, cambiar nuestro diálogo interno y convertirlo en nuestro mejor aliado dando lugar a nuestra voz interior, la fuente que va más allá de los pensamientos y a la que podemos acceder a través del silencio.